Hábitos de vida saludables, nosotros te ayudamos.

En este artículo haremos una pequeña reflexión de lo importante que es introducir en tu rutina diaria, el ejercicio físico, una alimentación equilibrada, es decir, unos hábitos de vida saludables y te daremos algunas estrategias para modificarlos.

Hay que entender que nuestro cerebro se rige por la ley del mínimo esfuerzo. La propia acción de decidir requiere esfuerzo, haciendo que nuestro cerebro siga muchas veces una opción por defecto que puede que, en muchos casos, no sea la opción correcta, sino la opción más fácil.

También tenemos que tener en cuenta que nuestro entorno, la sociedad en general, nos afecta a la hora de tomar decisiones y elegir los hábitos correctos. Sentimos la necesidad de encajar y ser respetados por lo demás, y cedemos con facilidad a la presión social. Ante la duda sobre cómo actuar, observamos el comportamiento de los demás y lo imitamos. De manera inconsciente nos convertimos en lo que nos rodea.

Recordaros que muchos hábitos, tanto buenos como malos, se activan por elementos visuales.

Para adquirir unos hábitos de vida saludables, tenemos que conseguir 2 objetivos:

1.Desarrollar un buen hábito.

Para facilitar el nuevo comportamiento debemos modificar nuestro entorno, reduciendo los pasos necesarios para llevarlo a cabo y haciéndolo más atractivo. En vez de intentar encontrar más motivación, simplemente reduces lo que no te motiva.

Por ejemplo:

Para comer más sano, compra bolsas de verduras ya lavadas y cortadas para que te sea más fácil prepararlas y no te de pereza hacerlas. Coloca un frutero en una zona visible, y ten siempre algo de fruta que no requiera cortar ni lavar (plátanos).

Para que no te de pereza hacer ejercicio físico, coloca la ropa deportiva en una zona visible. Si quieres ir al gimnasio temprano, prepara la mochila con todo lo necesario la noche anterior y déjala al lado de la entrada. Queda con alguien para ir al gimnasio, el entrenamiento se te hará más entretenido, recuerda que si te juntas con personas que ya tienen buenos hábitos, será más fácil adquirirlos tú.

2.Eliminar un mal hábito.

En este caso debemos hacer justo lo contrario, aumentando el esfuerzo asociado al viejo hábito. Como resultado, necesitarás menos autocontrol para evitar la tentación.

Por ejemplo:

Para no tener una rutina sedentaria, esconde el mando a distancia o saca las pilas del mando y guárdalas en un lugar donde te cueste cogerlas. Si no lo ves, o necesitas hacer un esfuerzo extra, tendrás menos tentación de encender la televisión.

En cuanto a la alimentación: en el super, ve directo a las zonas de productos frescos. Usa platos más pequeños al comer alimentos poco recomendables y usa vasos estrechos y largos para los refrescos, de esta manera tenderás a servirte menos y a beber menos. Si tienes productos en casa que son “menos sanos”, escóndelos para no caer en la tentación fácilmente o ponlos en lugares altos para que no sea tan fácil cogerlos.

Conclusión final:

Creemos que tomamos decisiones racionales, pero nuestro comportamiento está influenciado por multitud de variables de las que ni siquiera somos conscientes, y nuestro entorno es una de las principales.

Pero si entiendes cómo el entorno nos condiciona de manera inconsciente, podrás modificarlo para convertirlo en tu aliado. Con un poco de práctica serás capaz de conseguir unos hábitos de vida que te harán sentirte mejor contigo mismo.

Y si no eres capaz de hacerlo por ti solo, acércate a nuestro Centro de Medicina Integrativa Six Riders y nuestros profesionales te ayudaran a realizar una rutina de ejercicios y alimentación para que puedas conseguirlo.

 

 

By |2019-03-07T14:02:47+02:00marzo 7th, 2019|Ejercicio y alimentación, vida sana|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment